Los casinos más longevos de Las Vegas

Es claro que hay una ciudad ideal para visitar casinos, esa es Las Vegas, en el estado de Nevada en Estados Unidos. Sin duda alguna, esta localidad se ha ganado su reputación en el mundo de los juegos de azar, tanto así que fue bautizada como “La ciudad del pecado”.

Sin duda alguna, hablar de este destino es pensar de inmediato en lugares como el MGM Grand o el Bellagio, pero también es imaginarse en ciudades diferentes del mundo, como en la pequeña torre Eiffel que está ahí, es uno de los ejemplos más claros.

Si bien es cierto que hay una gran cantidad de lugares tradicionales y que se han ganado una reputación importante por su aparición en películas taquilleras, también hay otros sitios con muchos años de antigüedad y que también están destinados para el póker u otros juegos de cartas, la ruleta, las máquinas tragamonedas u otros juegos de azar.

Cabe recordar que previo al siglo XX había una importante cantidad de sitios clandestinos para los juegos de azar, pero fue hasta 1931 cuando los casinos y salas de juego fueron legalizadas en Estados Unidos, viéndose así el nacimiento de los grandes hoteles con casinos incluidos en sus instalaciones.

Railroad Pass

Fue en 1931 cuando este complejo solicitó su licencia, este establecimiento sigue en pie y continúa con sus funciones; se encuentra a 25 kilómetros del centro de la ciudad y está considerado como el casino más antiguo.

Este hotel y casino se ganó el nombre gracias a la zona homónima que ocupaba. La zona de Railroad Pass fue bautizada en la década de 1880 debido a una vía férrea que debía pasar por el pueblo de Pioche, aunque nunca pasó por ahí debido a la decadencia del pueblo.

La estructura original del tejado arqueado se mantiene hasta la fecha. Incluso se puede ver el lugar en el que las paredes abarcaban toda la planta del casino, hoy hay una zona en la que las máquinas tragamonedas se encuentran con el bar, además hay un candelabro que sigue colgando en las vigas a 15 pies por encima de un falso techo que encerraba el techo original.

Rancho Vegas

Fue en el año 1941 cuando este hotel y casino hizo su aparición. Un lugar en el que podían llegar las personas a hospedarse y de paso jugar sus pasatiempos favoritos. El sitio se construyó en el centro de la ciudad, justo en lo que es conocido como el “Strip”.

Este hotel era parte de la franquicia “El Rancho” que además tenía hoteles similares en ciudades como Sacramento o Bakersfield en California. Fue diseñado por el arquitecto Wayne McAllister y ofrecía paseos a caballo, una piscina y espectáculos en el salón del lugar.

Este lugar pasó por varios cambios en su estructura, además de diferentes dueños, sin embargo, el Rancho Vegas sufrió un fatídico incendio y en su momento se realizó una votación para reconstruirlo, aunque esto no se concretó, por lo que en 1978 fue demolido lo que quedaba de él.

El Cortez

Fue construido en octubre de 1941, justamente un mes antes del ataque de Pearl Harbor, aquel famoso durante la Segunda Guerra Mundial y que incluso tiene una película en la que se cuenta una historia en la época; hoy en día es considerado un monumento histórico por su longevidad.

Ubicado en la calle Fremont de Las Vegas, conserva su estilo mexicano en el exterior, muy similar a como era en el momento de su construcción, sin embargo, sigue conservando algo de ese estilo a pesar de que ha sido renovado.

Hasta el momento, su estatus de histórico lo hacen ser una de las paradas obligatorias para todos los visitantes de Las Vegas.

Golden Nugget

En 1946 y ya con un crecimiento importante en Las Vegas, nació el Golden Nugget, lugar que se hizo muy popular rápidamente, cabe agregar que se ubicó en la zona de Fremont.

El inmueble ha tenido algunas renovaciones en distintas etapas de su existencia, gracias a ellas es que sigue en funciones en el corazón de la ubicación conocida como “La zona vieja” de Las Vegas.

Una de las curiosidades de este inmueble es que la pepita de oro más grande del mundo está en exhibición en el vestíbulo de este hotel y casino, ésta pesa más de 27 kilos y tiene 46 centímetros de espesos. “La mano de Fe”, como se le conoce a esta pepita fue encontrada cerca del Golden Triangle y comenzó a exhibirse en el hotel en 1981 junto con otras pequeñas piezas de oro.