Ley de casinos en México

Actualizado Septiembre 2016

Historia del juego en México

Para hablar de la historia del juego en México hay que mirar muy hacia atrás en el tiempo. Se tiene constancia de la existencia de juegos de entretenimiento además de los juegos de pelota desde la época prehispánica. Después, fue con la presencia española como llegaron los juegos de naipes y las peleas de gallos, por citar dos de los juegos más populares en aquella época. Además rifas, sorteos y loterías se celebraban en parroquias e instituciones con el fin de recaudar fondos para llevar a cabo inversiones necesarias para la sociedad.

A través de los españoles llegó también de Italia la lotería, que tanta popularidad alcanzó. Recordarás sin duda el juego compuesto por estampas populares y que se juega con frijoles.

Pero la relación de las autoridades con el juego ha sido complicada en nuestro país. Y es que llevamos más de 60 años con una ley reguladora del juego que prácticamente lo prohíbe por completo. A consecuencia quizá de la Ley Seca de los Estados Unidos de América, aumentó espectacularmente el número de casinos y casas de apuestas en nuestro país.

Cronología de la ley del juego en México

Año 1935

En 1935 se declaró ilegal el juego y se cerraron los casinos en México. Pocos años después se desarrolló esa decisión del Presidente Lázaro Cárdenas y se redactó y aprobó en 1947 la Ley Federal de Juegos y Sorteos. Para captar el espíritu de esa ley basta con leer su primer capítulo:

ARTICULO 1º- Quedan prohibidos en todo el territorio nacional, en los términos de esta Ley, los juegos de azar y los juegos con apuestas.”

Como podéis ver, más que ordenar y regular, esta ley impide el desarrollo y la integración del juego dentro del marco jurídico. De ese modo lo complicado es que el juego sea legal, que cumpla con su parte con la hacienda pública y que esté en todo momento orientado a ser responsable.

Además el paso del tiempo ha demostrado que la única posibilidad de juego legal que contempla -la autorizada expresamente por la Secretaría de Gobernación- es en la práctica imposible. Por el volumen de solicitudes y por la dificultad de llegar a tantos puntos donde se practican juegos de azar y apuestas, totalmente integrados en la sociedad y ajenos a temas legales.

Año 2004

Muchos años después y con la intención de parchear lo antes posible las situación legal del juego y los casinos, se promulga en 2.004 el reglamento de la Ley de juegos y sorteos. Un reglamento que llega con la esperanza de aliviar la situación pero que llevaba en su propia naturaleza su imposibilidad de modificar sustancialmente el panorama.

Y es que un reglamento puede desarrollar una ley, pero no ir en su contra, ni modificarla. La misma calificación del texto impedía que fuera la herramienta definitiva con la que dar un vuelco a la situación. Sin embargo alivió lo suficiente la situación como para que se pudieran abrir los primeros casinos en suelo mexicano con una autorización en regla.

Año 2013

En 2.013 se modificó el texto del Reglamento para impedir que aquellos que ostentasen un permiso para tener un local donde se jugara o apostara pudieran arrendar o transmitir el permiso.

Año 2014

Por fin, en 2.014, el congreso de los diputados aprobó la Ley Federal de Juegos con Apuestas y Sorteos. La mala noticia es que sigue pendiente de aprobación por parte del Senado. En el nuevo texto ya se regula la modalidad del juego en línea y además trata de encontrar una solución para la gran cantidad de máquinas tragamonedas existente en situación irregular.

A día de hoy, sigue sin estar ratificada por más que se trata de un sector que podría ser muy lucrativo para el economía y para las arcas públicas y que reclama una regulación moderna y aperturista. Está en la agenda de los legisladores como uno de los principales textos a ratificar, esperemos poder aportar nuevas noticias pronto.

Para las casas de juego en línea se ha pensado en una doble autorización: la primera sería igual a la de cualquier casa física de apuestas y la segunda sería específica para las apuestas virtuales.

Para las máquinas tragaperras se establecería un control mayor con la idea de terminar con las miles que hay en situación de ilegalidad (con la consiguiente desprotección para el jugador).

La creación de un organismo propio, el Instituto Nacional de Juegos y Sorteos (INJS) que estará integrado por diferentes sectores económicos y gubernativos, como turismo, economía, gobernación y salud tratará de agilizar y actualizar la situación del sector, por más que la potestad de otorgar licencias seguirá en manos del Gobierno.

A los operadores se les exigirán informes periódicos y en general tendrían que rendir cuentas a la administrador de modo que la actividad nunca se transmitiera a otro operador sin permiso.

El futuro del juego en México

En la actualidad, con la esperanza de tener pronto una ley funcional, se espera que haya una inversión en el territorio bastante significativa. Desligar el sector de una imagen vinculada con la clandestinidad y acercarlo a un modelo de crecimiento económico, creación de puestos de trabajo y atracción turística podrá ser posible con una regulación más ágil y actualizada. Asimismo, se pretende acabar con los sitios en línea de juego que operan fuera de la regulación, favoreciendo a las casas en línea con licencia mexicana que impidan el juego anónimo y el blanqueo de dinero.