El Casino Español de Ciudad de México

casino-espanol-mexico

Imagen:wikimapia

Tras el reconocimiento de la identidad y soberanía mexicanas por parte de España en 1836, se impulsaron diversas iniciativas tendentes a hermanar a la sociedad española residente en México y a la ciudadanía local. La Sociedad de la Beneficiencia Española fue una de esas asociaciones iniciales en las que se trataba de estrechar relaciones. Poco después de la creación de ésta, se impulsó la creación del Casino Español.

Se trata de un edificio emblemático de la ciudad de México. El barrio del centro histórico alberga esta joya cuyo origen está en la mitad del siglo XIX. Se trata de un proyecto que llevaron a cabo diversas personalidades integrantes de la colonia española que, tras haber conseguido el hito de fundar la orquesta filarmónica Sociedad Filarmónica Española quisieron ir un poco más allá y dotar a la ciudad de un casino cultural en el que reunirse.

En España este tipo de casinos proliferaron en el s. XIX, como lugares donde las clases altas o la burguesía se reunían para disfrutar de los entretenimientos de un club privado o círculo cultural. Se les suele confundir con los casinos de juego (que no fueron legales hasta mucho después en España), pero lo cierto es que en muchos de ellos los “caballeros” seguramente incorporaron los juegos de cartas a sus entretenimientos favoritos.

El antecedente claro de estos casinos fueron los clubs británicos (que tantas veces hemos visto en el cine), y lo cierto es que no se quedaron en la península ibérica, sino que viajaron al continente americano existiendo en la actualidad edificios que fueron sedes de estos clubes, también llamados “Casinos Españoles” tanto en Mexico DF o Córdoba como en La Habana y Matanzas (Cuba), en Buenos Aires (Argentina) y Cebú y Manila (Filipinas).

En un principio, el recién creado Casino Español de la ciudad de México fue ubicado en un edificio preexistente, el Palacio de de los Condes de Santiago de Calimaya ( un palacio virreinal de 1536 donde en la actualidad se ubica uno de los mejores museos de la ciudad, el Museo de la Ciudad de México, MCM).

Pero no fue necesario tan solo buscar un local, sino que organizar su funcionamiento interno se hacía imprescindible, ya que este tipo de asociaciones se regían por rigurosas normas de admisión y funcionamiento, creando una administración interna que se encargaba de mantener el confort, el orden el local y el cumplimiento del reglamento interno.

Los impulsores del proyecto, José Toriello Guerra, Manuel Mendoza Cortina y Niceto de Zamacois entre otros; llevaron adelante su proyecto con mimo y con la idea de convertirlo en un lugar de reunión, intercambio y difusión cultural así como de entretenimiento. El año de su fundación es el 1863.

Pero la ubicación mencionada pronto fue abandonada para ubicarse esta entidad en el Palacio de los Condes de San Mateo de Valparaiso (no muy lejos de la sede actual, en el cruce de las calles Isabel La Católica y Venustiano Carranza, donde hoy se ubica el Banco Nacional de México). La tercera de las sedes fue el número trece de la calle de San Juan Letrán y la siguiente la Casa Borda en las calles de Madero y Bolívar. Aún hubo una quinta mudanza, siendo el lugar escogido la confluencia de las calles Independencia y Bolívar.

Por fin, en 1895 el Casino encontró la oportunidad de tener su propio local (el actual), que todavía perdura a día de hoy, en la calle Isabel la Católica. El fin de las obras de modernización y remodelación y su apertura llegó en 1905 y su presencia, que recoge distintos estilos arquitectónicos y decorativos (arquitectura ecléctica, típica de principios del siglo XX). mezclados con mucho acierto, se ha convertido en un clásico de la ciudad. Las obras fueron dirigidas por el arquitecto González del Campo, autor del diseño.

Fue uno de los primeros edificios construidos con una estructura metálica en la ciudad y representa en su planta a lo mejor del estilo ecléctico, que tomaba lo más hermoso y representativo de cada uno de los antiguos estilos y lo adaptaba sin problemas gracias a los adelantos en los métodos de construcción.

En los interiores no se escatimó y los mejores mármoles decoraron sus paredes. Pero no solo la magnificiencia de su decoración fue lo que lo ha convertido en un lugar mítico, sino que la dedicación puesta en la construcción de un referente cultural ha dado sus frutos: desde 1867 se empezó a “construir” su biblioteca a base de donaciones de los socios ( de otras entidades culturales como la del Instituto Cultural Hispano Mexicano, que marcó un antes y un después), y pronto se convirtió en una colección de relevancia, ya que en la actualidad atesora una cifra en torno a los 24.000 ejemplares, muchos de ellos relacionados con la historia tanto de España y de México, como de los españoles que emigraron aquí.

nterior-casino-espanol-mexico
Imagen: www.vogue.mx

En la actualidad recibe el nombre de la Biblioteca Hispano Mexicana Carlos Prieto (en honor a su impulsor) y no es la única actividad que impulsa el Casino en el campo de la cultura.

Exposiciones, lecturas, conferencias y conciertos se celebran en sus espléndidas salas. Y no solo eso, sino que sus paredes también están disponibles para celebraciones de todo tipo, y que resultan sencillamente espectaculares gracias a la belleza de su edificio y lo acertado de su gestión.

Mención aparte merece el restaurante que actualmente se encuentra en su segunda planta (en origen destinada a las oficinas de la asociación cultural, y de fachada mucho más sencilla dentro de las tres franjas horizontales en que se divide). Se trata de un local que ya es un clásico en la ciudad, y donde mucha gente acude a degustar platillos típicos como tortilla de patata, pulpo a la gallega, paella valenciana o callos a la madrileña.

salon-casino-espanol-mexico
Imagen: www.dondeir.com

Sin duda se trata de un lugar de visita obligada si estás por la ciudad, y no solo por la restauración (y por su carta de vinos, de gran calidad a un precio muy interesante), sino porque es historia de la ciudad, es muy hermoso y puede ofrecerte actividades culturales muy interesantes.

  • Calle Isabel la Catolica 29, Centro Histórico, Centro, 06000 Ciudad de México, CDMX, México.
  • Teléfono +52 55102967