Casino de la Selva, el histórico inmueble demolido por un centro comercial

Casino de la Selva

En otra entrega de nuestra revisión de casinos históricos en México, nos toca revisar uno del que ya no tenemos ni siquiera una fachada cuidada, pese a que fue uno de los complejos más importantes de la industria durante el siglo XX.

Cuernavaca, conocida entre mexicanos como la Ciudad de la Eterna Primavera por contar con un clima agradable prácticamente en todo el año, contó con un casino hotel extraordinario llamado Casino de la Selva.

Se inauguró en 1931 y fue el punto de reunión de visitantes morelenses, del resto del país e incluso de otras naciones para divertirse en sus mesas de póker, blackjack, ruletas y baccarat, por mencionar algunos ejemplos.

La idea surgió desde los años 20, cuando el general Plutarco Elías Calles llegó a la capital de Morelos y adquirió una propiedad. Durante el mandato de Vicente Estrada Cajigal (gobernador de Morelos) se quiso seguir a Baja California y el Casino de Agua Caliente, con un recinto de diversión en el centro del país.

Fue así como Estrada Cajigal dio el visto bueno a la construcción de este complejo, la cual corrió a cargo de la Compañía Hispanoamericana de Hoteles, la cual se encargaba de planificar y desarrollar los espacios específicamente destinados al sector turístico.

Don Manuel Suárez y Suárez, empresario español, fue el encargado de poner en marcha al Casino de la Selva, que funcionó en un predio de 10 hectáreas, embellecido con manantiales, verde vegetación y una naturaleza digna de cualquier paraíso en el mundo.

Su ubicación fue estratégica, al encontrarse muy cerca de la estación de ferrocarriles de Cuernavaca, con lo que cualquier visitante que llegaba a la capital de Morelos tenía todas las facilidades para trasladarse a este casino – incluso si su visita era fortuita o por casualidad – y así conocer este paraíso del juego.

Resulta interesante saber el hecho de que la Compañía Hispanoamericana de Hoteles nunca salvó su deuda con los constructores ni el Estado, por lo que Suárez y Suárez se quedó con el Casino de la Selva en 1934.

Por supuesto, gran atractivo de su belleza radicaba en los murales que había dentro del casino. Muralistas como Josep Renau, José Reyes Meza, David Alfaro Siqueiros, Guillermo Ceniceros, Jorge Flores, Jorge González Camarena y Francisco Icaza embellecían el complejo con temas como la hispanidad y la independencia, que marcaron mucho la historia de México.

Sin embargo, la mala fama de Suárez y Suárez de no pagar a los acreedores fue determinante para que el gobierno estatal terminara embargándole la propiedad. Su deceso en 1987 fue determinante para que esta propiedad perdiera su atractivo de forma gradual, aunque siguió usándose para fiestas, graduaciones y bodas.

Pero el Casino de la Selva terminó por ser abandonado y se deterioró con el tiempo, al punto de que en 2001 fue vendido a una empresa comercial en tan solo 10 millones de pesos para construir un centro comercial.

La noticia causó miedo e inconformidad entre morelenses, políticos, artistas y mexicanos a niel general. En primera instancia se estableció por medio del gobierno estatal que el centro comercial debía mantener los murales como patrimonio cultural, además de su valor arqueológico e histórico.

Pese a que se luchó por mantener vigente el Casino de la Selva y abogar por una remodelación, esto jamás sucedió y los históricos murales fueron demolidos con un mazo, con lo que se puso en marcha la construcción del centro comercial.

Esto se permitió debido a que el Instituto Nacional de Bellas Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia señalaron que el Casino de la Selva no estaba declarado como monumento artístico, ni sus murales, todo bajo el cobijo de la Ley Federal sobre Monumentos y Zonas Arqueológicas, Artísticas e Históricas… una decisión que a la larga no dudamos se hayan arrepentido.

Quedan algunos murales, pero hasta la fecha no hay forma de comprobar su autenticidad.

Fue así como se le dio fin a uno de los casinos físicos más importantes en la historia de México. Parte importante de la historia mexicana del siglo XX, el Casino de la Selva, a diferencia de complejos como el Casino Cosmopolita de San Rafael (que aún permanece su fachada), el Casino de Agua Caliente (que ahora tiene un complejo moderno en donde antes se encontraba) y el Casino de Linares (utilizado para eventos de alta sociedad), no continuó y de este complejo solo quedan los recuerdos.